El fuego, es la herramienta principal utilizada en un restaurante ubicado en el Casco Antiguo, para eliminar las bacterias de las mesas, sillas y platos; y así proteger a sus clientes de la pandemia del coronavirus.