AP

Un espectáculo de fuegos artificiales se celebró en Auckland, Nueva Zelanda uno de los primeros países en marcar el comienzo del nuevo año.