Rubén Montenegro gozó de los culecos de Parita no sólo bajo el agua y el sol, sino también con lluvia de espuma.