AFP

Un joven tetrapléjico francés puede controlar los movimientos de un exoesqueleto, una especie de armadura motorizada, a través de su mente. Los científicos frances que lo desarrollaron reconocen, sin embargo, que se necesitará tiempo para que pueda utilizarse en el día a día.