Osvaldo Ayala nos cuenta una anécdota bastante graciosa sobre el caballo que llevó a un baile.