Su familia la entrenó para cocinar. Su abuela le enseñó a cocinar en fogón; un tío, a asar; y otro, a hacer ron ponche… Fueron esos los recuerdos de su tierra chorrerana que, a pesar de estar 12 kilómetros por encima del nivel del mar, volaban con ella, en sus tiempos como tripulante de vuelo. Pero, ¿qué hacía Jovana tan lejos de su sueño? Antes de ser conocida como “Jovachef”, la oriunda de La Chorrera había decidido ser aeromoza, profesión que le gustaba mucho, para poder invertir en su educación y así convertirse en chef.