Cuando sus padres franceses recorrían el mundo, llegaron a las costas panameñas y, de inmediato, se enamoraron de nuestra tierra. Fue así como esta francesita se llenó de la energía panameña – pícara y atrevida – que le permitió alcanzar la mesa de trabajo de la cocina de su casa y empezar a cortar ingredientes.