Mariano Rivera, el mejor cerrador en la historia de las Grandes Ligas, fue el invitado de honor a la final del Pitch, Hit and Run en el Justino Salinas de La Chorrera donde compartió con los 66 niños finalistas de la competencia.