EFE

El fallecido expresidente cubano Fidel Castro vio como uno de sus sueños deportivos, convertir al béisbol aficionado de su país, considerado deporte nacional, superior a de las Grandes Ligas, nunca se realizó y por el contrario, los mejores peloteros antillanos fueron los primeros en desertar y renegar del sistema político en el que vivían.