En una conversación entre padre e hijo, Germain le confiesa a su padre lo que siente por Ana Carolina, su vecina.