Rodolfo amenazó a Melanio, quien no tuvo más remedio que firmar el contrato y convertirse en socio de la constructora.