¿Qué ahuyenta más, la verdad o la mentira? La vida me ha enseñado ambas ahuyenta por igual, pero siempre una duele más que la otra, aunque te enteres por accidente.