EFE

La fiesta más popular de Brasil, el carnaval, abrió las puertas a un disfraz inusitado que combina lo exótico y lo terapéutico: el barro de los manglares de la ciudad histórica de Paraty, en la costa sur de Río de Janeiro.