Mientras en Las Tablas se realizó el topón, en la Ciudad de Panamá se realizó el entierro de la sardina.