El olfato humano puede detectar más de un billón de olores según un estudio realizado en Estados Unidos y que puede arrojar luz de la forma como el cerebro humano procesa información compleja.