Raúl López Aranda

Es una mujer que ha saboreado las mieles del triunfo, pero también conoce muy bien los tragos amargos. Una personalidad fuerte que deja huellas en el mundo de la política y que hoy aspira a ser la inquilina del Palacio de las Garzas.