EFE

La esfinge y la pirámide de Micerino, la más pequeña de las tres impresionantes obras arquitectónicas que se levantan en la meseta de Guiza, fueron inauguradas el domingo por el primer ministro egipcio, Ibrahim Mehleb, tras unos trabajos de restauración que en el caso de la tumba de Micerino se prolongaron tres años.