EFE

Vestida de rana, siendo atropellada por un autobús o bebiendo cerveza son sólo algunas de las extravagantes situaciones en las que una anciana japonesa de 89 años se ha retratado con su cámara y que pueden verse desde este viernes en una exposición en Tokio.