Aracelis Quintero

Unas 800 personas en Olá no cuentan con una vivienda digna. Muchos viven en casas de zinc, con pisos de tierra y sin luz.