Brasil recibe a Francia el domingo en Porto Alegre, en un amistoso que servirá a la selección local para ajustar piezas antes de la Copa Confederaciones.