El mensaje de Mariano Rivera fue un poco diferente para la última ceremonia previa a un partido en una temporada llena de homenajes de equipos rivales al estelar taponero de los Yanquis por su retiro del béisbol.