Lanzan gritos estridentes y rozan la histeria cerca de los centros de entrenamiento y de los hoteles donde se alojan los jugadores brasileños. Su admiración por Neymar, la joya de la Seleçao, no tiene límites. Los brasileños las llaman "Neymarzetes".