Brasil Economía -  23 de enero 2014 - 18:30hs

Arzobispo de Sao Paulo niega vínculos con escándalo financiero en Vaticano

El arzobispo de Sao Paulo, cardenal Odilo Scherer, consideró "injusto" cualquier vínculo entre los escándalos financieros en el Vaticano y la renovación de la comisión de cardenales que supervisan el "banco" de la Santa Sede, de la cual dejó de ser miembro.

"Creo que se ha asociado injustificadamente una cosa con otra", dijo Scherer, quien alguna vez estuvo entre los mencionados para suceder al papa Benedicto XVI.

Esta es la primera reacción de Scherer, publicada el jueves por el diario Folha de Sao Paulo, después de ser desvinculado por el papa Francisco de la comisión de cardenales del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el "banco" del Vaticano.

"Fue una decisión autónoma y soberana del papa (...) Estoy absolutamente tranquilo con estos cambios. Ocurren en toda la Santa Sede", sostuvo.

El 15 de enero, el Sumo Pontífice renovó en profundidad esta comisión de cardenales, que es una de las organizaciones que gestionan el IOR, muy criticada por su opacidad y el lavado de dinero de origen desconocido que permitió en el pasado.

El arzobispo de Sao Paulo agregó que "no sabe nada" sobre el fraude y la potencial malversación de dinero. Recordó que el papa Benedicto XVI" ya había dado órdenes para una gestión transparente del IOR".

"Hace algunos años hubo un bloqueo de algunos millones de euros por parte del Banco Central de Italia. Después, la justicia liberó el dinero porque no había irregularidades, era la venta de un patrimonio. Lo triste es que se hizo alarde de que hubo lavado de dinero, de que el IOR estaba procediendo como un paraíso fiscal", subrayó el cardenal brasileño.

Según él, la comisión de cardenales "no participa de la gestión o administración de fondos".

Además del cardenal Scherer, los otros apartados del cargo son los italianos Tarcisio Bertone, brazo derecho de Benedicto XVI, y Domenico Calcagno, y el indio Telesphore Toppo.

cdo/mav/ad