Ay, mamá mía...¿A quién no le gusta disfrutar de un rico bistek a caballo?