Torrejas o buñuelos, sea cual sea su nombre, no hay nadie que se resista a comer un buen par.