El modisto Tommy Hilfiger presenta en Nueva York sus apuestas primaverales, una colección fresca y sexy que refleja lo mejor de los 25 años de historia de su marca, al frente de la que quiere seguir hasta que el cuerpo aguante.