¡Ay, mamá mía! Si de canciones típicas hablamos, siempre habrá un tema que nos emociona al máximo.