EEUU Famosos -  17 de diciembre 2018 - 08:57hs

Kylie Jenner trata de calmar los ánimos entre su novio y Kanye West

La costumbre de Kanye West de despotricar a través de Twitter contra quienes considera que le han ofendido de un modo u otro colocó a su cuñada Kylie Jenner en una posición muy incómoda hace un par de días cuando el rapero aseguró en medio de su arrebato de ira contra Drake que Travis Scott, el novio de la joven y padre de su única hija, le había amenazado durante una conversación telefónica.

El resentimiento del marido de Kim Kardashian -hermana mayor de Kylie- contra Travis se debía a la canción 'Sicko Mode' que este grabó con el artista canadiense en la que rapeaban acerca de cómo preferían Nike, la compañía con la que ambos mantienen acuerdo comerciales, a las "rayas" de Adidas, en lo que Kanye interpretó como un ataque a las famosas deportivas Yeezy que él comercializa con esa marca.Poco después de revolucionar a sus seguidores con los más de 80 tuits que publicó en espacio de unas horas, el siempre controvertido artista recurrió de nuevo a esa plataforma para afirmar que se había encontrado con Travis para hacer las paces.

"Me voy a reunir con Trav esta noche, apuesto lo que sea a que nunca más volverá a preferir los ticks a las rayas en una de sus canciones", afirmaba con cierta prepotencia antes del encuentro, tras el cual volvió a tuitear: "Me he reunido con Trav esta mañana en mi hogar. Los dos expresamos [nuestras opiniones]. Está todo bien". "Tanto Drake como Trav quieren a Ye [uno de los apodos que se ha dado a sí mismo Kanye] más que nadie y yo también quiero a esos chicos. Queremos a todo el mundo", concluía en una nota de cordialidad que desentonaba entre todos los mensajes de enfado que había venido compartiendo en su plataforma.

El problema es que poco después Travis publicaba una fotografía en la sección Stories de su Instagram en la que posaba ataviado con una chaqueta de Nike, con un semblante serio y llevándose una mano a la frente como en un gesto de cansancio, lo que muchos interpretaron como una respuesta a la cháchara interminable de Kanye. Antes de que volviera a avivarse la polémica, la propia Kylie ha querido salir al paso de la situación para aclarar que no existe ningún tipo de tensión en su familia.

"Travis no está tratando de ser mezquino. Es una chaqueta de diseño y el calcetín [con el logo de Nike] forma parte del diseño. Todos estamos bien, hemos pasado página y queremos vivir nuestras vidas", ha apuntado Kylie en referencia a la imagen en cuestión, aunque parece que la joven no ha podido resistirse a recalcar sutilmente que su cuñado Kanye no ha conseguido que su chico abandone sus actuales contratos de imagen para unírsele en Adidas. "Y para quienes no lo supieran, Travis tenía un acuerdo con Nike y sigue teniéndolo. Lo hemos hablado y todo es energía positiva", ha concluido.