Elena Furiase y Gonzalo Sierra durante su breve escapada a Viena (c) Instagram

Showbiz

Desde que diera a luz a su primogénito Noah el pasado doce de octubre y, tras el consiguiente período de reposo, retomara sus compromisos profesionales con energías renovadas, han sido escasas las ocasiones en que Elena Furiase ha podido permitirse el lujo de abandonar Madrid para disfrutar de unos merecidos días de desconexión.

Este fin de semana, sin embargo, la hija de Lolita y su pareja, Gonzalo Sierra, han tenido oportunidad de visitar una de las ciudades preferidas de la intérprete, Viena, con motivo de su reciente cumpleaños. Aunque llegó a los 31 años de vida el pasado nueve de marzo, la joven ha tenido que esperar un poquito para poder sacar el máximo partido al regalo que le tenía preparado su chico.

Publicidad

"Belvedere, mi castillo favorito en Viena #regalo de cumple #escapada de fine con Gonzalo Sierra", ha escrito orgullosa la que fuera protagonista de la serie "El Internado" en su perfil de Instagram junto a una foto que la retrata posando frente a tan imponente y majestuosa estructura.

Aunque es más que probable que su adorable retoño, quien hace unos días cumplía su cuarto mes de vida, se haya quedado en las siempre fiables manos de su abuela materna -Lolita ya ha dejado claro en más de una ocasión que sus fines de semana con Noah son un regalo y una "bendición"-, lo cierto es que Elena ha preferido hacer un guiño a su tía Rosario, y a su popular canción "Queremos marcha", en otra de las publicaciones con las que ha querido documentar su viaje en las redes sociales.

"Las flores que nunca falten en Viena. #Muchas flores", ha añadido en referencia al famoso apellido del clan familiar en la descripción de otra de sus imágenes, en la que aparece muy bien abrigada y, sobre todo, radiante con la llamativa flor que adorna su cabeza.

Pero como todo lo bueno llega a su fin, la artista tampoco ha querido desaprovechar la oportunidad de documentar el cierre de su estancia austríaca con una instantánea del aeropuerto desde el que los dos enamorados tomarían el avión de vuelta a casa: un regreso que sin duda habrá llenado a Elena de emoción aunque solo sea por el mero hecho de que ello implicaría un bonito reencuentro con su adorado niño.

"Me ha dado una pena dejarle... Por suerte tiene un padre fantástico que se ocupa de él y en ese sentido no estoy preocupada, pero siempre está en mi cabeza y será una preocupación constante para toda la vida", confesaba la propia actriz durante la alfombra roja de la última edición de los premios Forqué en Zaragoza.

Publicidad