Jada Pinkett y su hija Willow Smith en una foto de 2016

Showbiz

Con solo 18 años, la cantante y aspirante a actriz Willow Smith, hija pequeña del matrimonio formado por los actores Will Smith y Jada Pinkett, podría explayarse perfectamente sobre el sinfín de problemas y contratiempos que ha tenido que superar a lo largo de su corta pero intensa vida, especialmente acerca de los brotes de depresión que la llevaban a autolesionarse cuando ni siquiera había llegado a la adolescencia o de la dolorosa visita que los servicios sociales hicieron a sus padres tras ser acusados injustamente de comportarse de forma negligente con ella.

Sin embargo, en la entrevista que ha concedido ahora a la revista Mastermind, la también hermana del actor Jaden Smith ha preferido centrarse en el apoyo incondicional que recibió de sus progenitores durante esos tiempos tan "oscuros", acreditándoles además como los principales responsables de que, a día de hoy, viva una etapa mucho más estable y satisfactoria a todos los niveles.

Publicidad

"El respaldo y la compasión que han vertido sobre mí a lo largo de toda mi vida ha sido impresionante y me ha servido como fuente de inspiración para evitar el regreso de mis tiempos más oscuros", ha asegurado la joven en su conversación con la publicación para, a continuación, reflexionar sobre ese punto de inflexión que la ayudó a cambiar de mentalidad.

"Era demasiado joven... Un día tuve un sueño en el que lo único que me importaba era cantar y yo misma me daba cuenta de que eso no tenía nada que ver con los entresijos de la industria o con el estrés al que acabé viéndome sometida. Y luego me quedé pensando: 'Guau, esa no es la vida que quiero. No quiero tener que sentir un dolor físico para liberarme de ese dolor intangible que me invade tanto el corazón como la mente'", ha expresado en su entrevista.

El pasado mes de agosto, era su afamada madre la que quiso pronunciarse con total sinceridad sobre ese caótico período en el que su marido y ella fueron investigados brevemente por las autoridades a cuenta de la polémica imagen que trascendió de Willow, de entonces 14 años, abrazada en la cama con un amigo mucho mayor que ella -Moisés Arias, quien contaba con 20 años en esa época- y que aparecía con el torso desnudo.

"Hemos atravesado muchas dificultades como familia, así que no es tan fácil conseguir que nos derrumbemos. Una vez que has sobrevivido a algo tan doloroso como que vengan los servicios sociales solo porque alguien les ha llamado y les ha mentido diciendo: "Están abusando de Willow, no la están cuidando debidamente", nada logra asustarte", sostenía la también presentadora en su programa de Facebook 'Red Table Talk'.

Publicidad