Pippa Middleton y su marido James Matthews

Showbiz

La afición de Pippa Middleton por el ejercicio físico es de sobra conocida por todos los británicos, que se obsesionaron por primera vez con su figura cuando ejerció de dama de honor en la boda de su hermana mayor con el príncipe Enrique luciendo un ajustado vestido blanco que realzaba sus curvas.

Desde entonces la socialité ha convertido su estilo de vida saludable en una de sus fuentes de ingresos realizando, entre otras, una colaboración con la revista de la cadena de supermercados Waitrose.

Publicidad

En su último artículo, Pippa desvela que ya ha comenzado a acudir a un gimnasio infantil con su hijo Arthur, de 11 meses, para que el pequeño pueda dar rienda suelta a parte de su energía arrolladora al mismo tiempo que gana confianza en sí mismo y aprende nuevas habilidades físicas.

"Nuestro gimnasio local para bebés se ha convertido en una salvación.Se trata de un espacio muy grande llevo de objetos divertidos y acolchados, y de colchonetas, escaleras, columpios, pelotas, minitrampolines y otras actividades que ayudan a estimular el desarrollo motor de los pequeños", ha asegurado en su última columna para la publicación para dar una idea a otras madres que estén buscando maneras de entretener a sus retoños en un espacio seguro cuando empiezan a gatear o caminar.

Publicidad