David y Victoria Beckham

Showbiz

Por si no fuera suficiente con la gran acogida que están teniendo en el Reino Unido todos los productos que conforman su primera gama de tratamientos faciales, la diseñadora Victoria Beckham también se siente muy afortunada de que sus nuevos artículos hayan sido igual de bien recibidos por la benjamina de sus cuatro retoños, Harper, quien adora especialmente las refrescantes almohadillas de pepino diseñadas para prevenir ojeras y la hinchazón de los ojos.

"¡Adivinad cuál es el nuevo producto favorito de Harper! Hoy está probando las almohadillas de pepino y otras máscaras faciales con su mami. ¡Muchos besos de mi parte y de la de este solecito!", ha escrito la ex Spice Girl en su cuenta de Instagram junto a una foto que da buena cuenta del éxito cosechado, incluso en su propio ámbito doméstico, con su primera incursión en el mundo de la cosmética.

Publicidad

Por el momento la estrella británica no ha hecho referencia alguna a la reacción que habrá exhibido su marido, el exfutbolista David Beckham, tras probar algunos de los productos que integran la creciente colección "Victoria Beckham Beauty", en la que también destaca la presencia de de pintalabios, bases de maquillaje, sombras de ojos y demás instrumentos con los que lucir radiante en todo momento.

De entre todos ellos, lo más probable es que el antaño astro del balón haya utilizado al menos aquellas cremas, tónicos y otras propuestas ligadas al cuidado de la piel, teniendo en cuenta que hasta ahora solía tomar prestados con o sin permiso aquellos de terceras marcas que poseía su afamada esposa.

"Mi primera aproximación al mundo del cuidado masculino se produjo cuando comencé a robarle a mi mujer sus cremas, así empezó todo, sinceramente. Siempre tuve claro cómo quería tener mi pelo y otras muchas cosas, pero hasta entonces no le había prestado tanta atención al tema de la piel", revelaba el propio exdeportista a la revista Gloss para ofrecer, justo a continuación, más detalles sobre las rutinas de limpieza que empezó a seguir como resultado de ese cambio de mentalidad tan positivo.

"Aparte de las cremas de mi esposa, en esa época ni utilizaba limpiador facial ni tampoco creía tener tiempo para hacerlo. Ahora tengo mi limpiador facial, mi exfoliante, mi mascarilla y cualquier otro producto que considere imprescindible", presumía orgulloso sobre lo responsable que se había vuelto en ese sentido.

Publicidad