Rob Kardashian junto a su ex Blac Chyna y su hija Dream en una antigua foto compartida en Instagram

SHOWBIZ

Rob Kardashian ha presentado una solicitud para que se reduzca el tiempo que su expareja Blac Chyna pasa con su única hija en común, Dream, limitándolo a visitas de fin de semana que sean supervisadas por una niñera.

El argumento que ha utilizado el diseñador de calcetines para pedir la custodia primaria de la pequeña de 3 años es que su madre se ha convertido en una mala influencia para ella al actuar de una manera inapropiada en su presencia que en ocasiones rozaría incluso lo peligroso.

Publicidad

En los documentos legales de los que ha acompañado su petición, Rob sostiene que Chyna organiza con frecuencia fiestas en el hogar que comparte con Dream cuando esta última está presente a las que invitaría a personas desconocidas y que terminarían con todos los asistentes completamente ebrios. De ahí que él haya exigido ahora que solo se la autorice a ver a la pequeña tras someterse a un test de drogas y de alcohol.

La preocupación del padre de la criatura no ha hecho más que aumentar recientemente debido al cambio que ha percibido en el comportamiento de Dream, según ha explicado por escrito al juez que se ocupará de su caso, ya que la niña ha comenzado a utilizar expresiones malsonantes que está totalmente seguro que nunca ha escuchado en su casa. Además, en varias ocasiones también habría visto a Dream haciendo twerking desnuda y representando posturas de naturaleza sexual que confesó que le había enseñado su madre.

Rob ha insistido en que su hermana Khloé -madre por su parte de una niña de un año- puede corroborar su testimonio porque ella también se ha percatado de que Dream parece "mostrarse a la defensiva" al actuar de forma más agresiva cuando juega con sus primos y de que su higiene personal deja mucho que desear cada vez que regresa de casa de Blac Chyna porque suele llegar con los dientes, el pelo y las uñas sucios.

Publicidad