Robbie Williams con su mujer Ayda Field

SHOWBIZ

Pese a que en la actualidad están felizmente casados y tienen cuatro hijos en común, el inicio de la historia de amor de Robbie Williams y Ayda Field no fue precisamente un camino de rosas. Su primera cita, por ejemplo, fue un completo desastre, en gran parte porque el cantante acababa de comprarle drogas a su proveedora habitual, con quien daba la casualidad de que también estaba acostándose, pero además ellos dos fueron incapaces de encontrar un interés en común para mantener una conversación medianamente fluida.

Su noviazgo tuvo que superar tres rupturas antes de que pasaran finalmente por el altar en 2010 y Robbie es muy consciente de que ese día podría no haber llegado nunca sino hubiese sido por su amiga Cameron Diaz.

Publicidad

"Recuerdo que estaba en el Chateau Marmont de Los Ángeles y acabábamos de romper", ha desvelado la estrella de la música en su podcast '(Staying) At Home With The Williamses'. "Estaba hablando un poco con todo el mundo, y de repente empecé a charlar con Cameron Díaz y Drew Barrymore, y a darles la paliza contándoles que había conocido a una persona maravillosa y que lo habíamos dejado. Cameron me miró y me dijo: 'Me parece que lo vuestro no se ha terminado'. Y en ese momento el universo o algo, no sé el qué, me dijo: 'Ve a buscar a Ayda. Tienes que estar con ella. Cásate con ella'".

Lo cierto es que su esposa también sintió una corazonada similar cuando decidió renunciar a un papel muy importante en una sitcom estadounidense -siempre se ha rumoreado que le ofrecieron el personaje de Penny en 'The Big Bang Theory'- para mudarse a Reino Unido con Robbie.

"Todavía estaba en una etapa muy intensa de mi carrera y también estaba muy enamorada de él, pero no había anillo de por medio ni nada parecido. Lo cierto es que Robbie ya me había decepcionado en el pasado, así que me sentía dividida", ha admitido.

El mismo día que acompañó a su entonces novio a mirar una casa en Wiltshire, Ayda recibió una llamada telefónica para informarle de que la gran oportunidad que tanto tiempo llevaba esperando había llegado, pero cuando el intérprete le pidió que se quedara a su lado, tuvo claro que debía apostar por su futuro en común y nunca se ha arrepentido de su decisión.

Publicidad