En las terrazas del centro de la ciudad, el puñado de hinchas se repartió para seguir el encuentro por televisión, ante la imposibilidad de hacerlo en el estadio

AFP

Apenas unos centenares de hinchas del París Saint-Germain y del Atalanta decidieron mostrar su apoyo en Lisboa a sus equipos, este miércoles, antes del duelo de cuartos de final que abrió la 'Final 8' de la Liga de Campeones, con triunfo de los franceses por 2-1.

En las terrazas del centro de la ciudad, el puñado de hinchas se repartió para seguir el encuentro por televisión, ante la imposibilidad de hacerlo en el estadio, donde la pandemia impide la presencia de espectadores en la grada.

Publicidad

"Después de algo así, hay que ir hasta el final. Hay corazón y ganas, no es como otros años", celebraba Philippe Mahé, un francés de 55 años, de vacaciones en Portugal.

Antes del partido, unas 200 personas, en su mayoría jóvenes, esperaron tras un cordón policial la salida de los jugadores del PSG de su hotel, situado a orillas del río Tajo.

Publicidad

Hacia las 18h30 locales (17h30 GMT), los jugadores del equipo francés recorrieron la decena de metros, casi como si fuera una alfombra roja, que separaba la salida del hotel de su autocar.

El más aclamado era Neymar, que mostró su nuevo corto de pelo de estilo mohicano, que ya atraía la atención en las redes sociales.

El grupo de hinchas se dispersó en cuanto el autocar del PSG salió rumbo al estadio da Luz, donde esperaba la llegada otro grupo de unas decenas de aficionados de los dos clubes, separados por la policía portuguesa.

Entre ellos estaba Steven Barreiros, un hincha de origen portugués y procedente de la región de París, desde donde viajó a Lisboa para pasar las vacaciones con su familia. Con una camiseta del PSG, este gendarme de 25 años quería ver la entrada de su equipo en el estadio, antes de desplazarse al centro de Lisboa para ver el partido en la terraza de un restaurante.

"Estamos aquí para aportar nuestro apoyo a los jugadores y, si es posible, verles", dijo a la AFP, antes de admitir su decepción por el hecho de que el partido fuera a puerta cerrada en un estadio con capacidad para 60.000 espectadores. Cree que "al menos se podía haber tenido 5.000 o 10.000" personas en la grada.

En el lado de los italianos, estar en cuartos de final de la Champions ya era un triunfo para sus 'tifosi'.

"Estar aquí ya es una victoria", aseguraba Giuliano Cucchi, uno de los hinchas del Atalanta, desplazado desde Bérgamo "para seguir al equipo lo más cerca posible".

"Esperamos el autocar para animarles y luego iremos a ver el partido a algún sitio, no lejos de aquí", añadió.

El París SG-Atalanta fue el primero de los cuartos de final de la 'Final 8' de la Liga de Campeones, el torneo inédito con el que la UEFA terminará la Liga de Campeones, que tuvo que interrumpir en marzo por la pandemia del nuevo coronavirus.

El jueves se jugará en la capital portuguesa el RB Leipzig-Atlético Madrid, el viernes el Barcelona-Bayern Múnich y el sábado el Manchester City-Lyon.

La final del torneo está programada para el domingo 23 de agosto.

Publicidad

Publicidad