Arturo era un buen estudiante, un chico ejemplar. Todo cambió por las malas influencias, pero al final logró encontrar su camino y reconciliarse con su familia.