Los muertos vivientes llegan a Panamá a asustar a los ciudadanos.