Durante su estancia en Brasil, El infiltrado estuvo en el Teleférico de Pan de Azúcar.