El dispuñato le envía un mensaje a los padres en su día y pide a sus familiares que al menos le den una llamada. También pide que no se olviden los abuelos y les den una llamadita, ya sea en la mañana, en la tarde o en la noche para felicitarlos.