Los impertinentes hicieron de las suyas buscando a los panameños vidajenos.