La demanda exige que se le permita a Groff reincorporarse a su puesto, con un horario aceptable para él, con paga atrasada y compensación por daño emocional.

AP

Un excartero de Pensilvania demandó al Servicio Postal, acusándole de violar sus derechos religiosos al obligarle a trabajar domingos.

Gerald Groff, quien se considera un cristiano evangélico, presentó el litigio el viernes contra la agencia federal, aseverando que fue despedido porque se negó a trabajar domingos.

Publicidad

La demanda afirma que Groff “mostró flexibilidad” hacia su empleador al ofrecerse para trabajar noches, sábados y feriados para compensar por los domingos.

Groff, quien trabajó siete años en el Servicio Postal, denuncia que la agencia repentinamente dejó de aceptar excepciones y “lo disciplinó innecesariamente”, de acuerdo con un comunicado emitido el lunes por sus abogados. Las medidas disciplinarias incluyeron suspensiones de hasta dos semanas.

“En una sociedad libre y respetuosa, el gobierno debe reconocer las diferencias entre la población que nos enaltecen, en vez castigarnos por ser diferentes, particularmente cuando esas diferencias emanan de nuestras sinceras creencias religiosas”, declaró David Crossett, uno de los abogados de Groff.

El Servicio Postal no dará declaraciones sobre el caso debido a que es un litigio en curso, informó un vocero a la publicación Lancaster Online.

La demanda exige que se le permita a Groff reincorporarse a su puesto, con un horario aceptable para él, con paga atrasada y compensación por daño emocional. Exige además que la agencia implemente políticas de igualdad para quienes por razones religiosas no pueden trabajar los sábados o domingos.

Publicidad