Los condenados fueron detenidos el pasado 1 de marzo. Foto/Archivo

EFE

Un tribunal penal egipcio condenó hoy a Abdalá Mohamed Mursi, hijo del depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi, a un año de prisión y una multa de 10.000 libras (unos 1.400 dólares) por posesión y consumo de drogas.

La agencia estatal de noticias Mena informó de la condena y señaló que un amigo del hijo de Mursi, Mohamed Emad, detenido en ese mismo caso, recibió una sentencia similar.

Publicidad

Los dos jóvenes fueron juzgados por el Tribunal Penal de la ciudad de Banha, al norte de El Cairo, donde la Policía y el Ejército establecieron un cordón de seguridad y cerraron las calles cercanas para evitar protestas de los Hermanos Musulmanes.

Los condenados fueron detenidos el pasado 1 de marzo, pero la Fiscalía ordenó al día siguiente su puesta en libertad con la condición de que no cambiasen de domicilio.

Publicidad

La Policía sorprendió a Mursi y Emad en posesión de dos porros de hachís cuando volvían de la provincia de Sharqiya, en el delta del río Nilo, hacia su casa en El Cairo.

Al registrar el coche en el que viajaban, los agentes encontraron cinco gramos de hachís mezclados con tabaco, que el hijo del expresidente reconoció que tenía la intención de fumar.

El depuesto gobernante se encuentra actualmente en una prisión próxima a la ciudad mediterránea de Alejandría mientras es juzgado por la muerte de manifestantes, espionaje y colaboración con el extranjero, su huida de una prisión y por insultar a los jueces.

Mursi fue depuesto por el Ejército el 3 de julio de 2013 tras masivas protestas que pedían su renuncia y, desde entonces, las autoridades han perseguido a los principales líderes y seguidores de los Hermanos Musulmanes, declarados por las autoridades como grupo terrorista el pasado diciembre.

Publicidad

Publicidad