EFE

Colorido, barato y accesible, el rickshaw es dueño de las calles de Dacca, en parte culpable de sus terribles atascos y sustento para cientos de miles de personas de origen humilde que buscan un difícil Dorado en la capital de Bangladesh.