EEUU Internacionales -  30 de julio 2015 - 20:18hs

EEUU: Jueza declara a Greenpeace en desacato

Una jueza federal ordenó el jueves que Greenpeace USA pague una multa de 2.500 dólares por cada hora que manifestantes que cuelgan de un puente en Oregon continúen impidiendo la salida de un rompehielos de Royal Dutch Shell para perforaciones petrolíferas en el Ártico.

No había indicios de que los manifestantes planeasen irse de Portland tras el fallo en Anchorage de la jueza Sharon Gleason de que Greenpeace está en desacato civil.

En mayo, Gleason accedió a un pedido de Shell de que se ordenase a activistas que protestan contra las perforaciones petrolíferas en el Ártico que se mantuviesen lejos de las embarcaciones de Shell y fuera de las zonas de contención.

El jueves, el rompehielos Fennica de Shell dio marcha atrás cuando activistas que colgaban del Puente St. Johns sobre el río Willamette se negaron a abandonar sus posiciones y dejar pasar el barco.

Manifestantes colgados del puente y activistas en kayak en el río han estado impidiendo que el rompehielos parta hacia el Ártico para una operación de perforaciones.

El Fennica llegó a Portland para reparaciones la semana pasada. El buque sufrió daños a principios del mes en las Islas Aleutianas cuando chocó con un obstáculo bajo el agua, lo que abrió una hendedura en su casco.

Comenzó su travesía hacia el Ártico el jueves por la mañana, antes de quedar varado ante 13 activistas colgados del puente por sogas. El barco dio la vuelta y regresó lentamente al dique seco de Vigor Industrial, para el deleite de los congregados en la ribera en una ciudad conocida por su ambientalismo.

"Pienso que es inspirador", le dijo Lisa Szot, residente de Portland, al periódico Oregonian. "Es una protesta realmente hermosa".

La Guardia Costera estadounidense les advirtió a los activistas que estaban violando la ley, pero no tomó ninguna medida. El suboficial George Degener dijo que la agencia no le instruyó al rompehielos que diese la vuelta.

"No sé qué llevó al capitán y al timonel a esa decisión", dijo.

El rompehielos es una parte clave del plan de exploración y respuesta a derrames de Shell frente a la costa noroeste de Alaska. Protege la flotilla de la compañía de los hielos y transporta equipo que puede parar derrames.

Ambientalistas esperaban demorar el barco lo suficiente como para que el invierno impida que Shell realice perforaciones hasta el 2016. Para entonces esperan que el gobierno de Barack Obama haya cambiado de posición sobre el asunto.

"No hay un plan alternativo, de la misma forma en que no hay un planeta alternativo; no vamos a movernos hasta que el presidente Obama rescinda el permiso para que Shell perfore en el Ártico", dijo Daphne Wysham, del centro de investigación Center for Sustainable Economy (Centro para una Economía Sostenible).

Shell no hizo comentarios al respecto.