AFP

Llegaron a Venezuela huyendo de guerras, dictaduras o la pobreza. Hoy prefieren quedarse pese al desastre económico, con su vida hecha y sin ánimo de empezar de nuevo, como les toca a quienes salieron en busca de un futuro mejor.