México Internacionales - 

López Obrador presenta a un civil como su jefe de seguridad

El presidente electo Andrés Manuel López Obrador inició el domingo una gira por México acompañado de su nuevo jefe de seguridad: el dueño de un restaurante de nombre Daniel Asaf que coordinará una brigada civil en lugar de la seguridad proporcionada por el Estado Mayor Presidencial.

López Obrador, que asumirá el puesto el 1 de diciembre, presentó a Asaf a los reporteros en el aeropuerto internacional de la Ciudad de México antes de partir rumbo a Tepic, capital del estado occidental de Nayarit. Dijo que Asaf organizará a 20 asistentes civiles, los cuales trabajarán en turnos de cinco personas para acompañarlo de forma que pueda interactuar con los electores sin que lo aplasten.

El popular mandatario electo disfruta interactuar con los electores mexicanos y a diario lo rodea gente que le desea suerte en su gestión. Estrecha manos. Posa para fotografías. Y se detiene a escuchar peticiones que van desde ruegos entre lágrimas para poder localizar a personas secuestradas o desaparecidas a solicitudes de empleo.

López Obrador reiteró su deseo de seguir recogiendo “los sentimientos de la gente” a través del contacto directo con los mexicanos.

Ante una multitud de miles de personas que lo vitoreaban en Tepic horas después, el presidente electo criticó la forma en que el Estado Mayor Presidencial evita que la gente se acerque a los presidentes.

“Me van a cuidar todos ustedes. Me va a cuidar el pueblo”, le gritó a la multitud.

Sin embargo, muchos partidarios de López Obrador están preocupados por su seguridad. El próximo presidente se ha comprometido a combatir la corrupción, lo cual podría enfrentarlo contra poderosos intereses creados que muchos temen podrían intentar agredirlo.

Myrna Manjarrez, una profesora que le aplaudió a López Obrador en Tepic, cree que su plan de seguridad personal es peligroso pero puede llevarse a cabo con la ayuda de la población mexicana.

“Se logrará porque es una persona muy atenta con el público, es una persona que se da a querer”, afirmó.

Manjarrez se dijo agradecida de que López Obrador piensa revertir la reforma educativa, la cual incluye exámenes obligatorios de conocimientos para los profesores.

Bernardo Narváez, un jubilado que acudió al mitin, espera que López Obrador cambie de opinión y use los servicios de guardaespaldas profesionales una vez que sea presidente.

“Él o las gentes cercanas de él deben buscar la manera de cuidarlo y protegerlo al máximo”, señaló.

México es un país peligroso para los políticos. Más de 145 de ellos _en su mayoría a nivel local_ fueron asesinados en su territorio el año pasado.

En el país se cometieron 25 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2017. En comparación, Honduras y El Salvador, dos de las naciones con más asesinatos en el mundo, tienen tasas de homicidios de alrededor de 60 por cada 100.000 personas.

En esta nota: