AFP

El gobernador de Florida, Rick Scott, dijo el viernes que el área devastada por el huracán Michael parece zona de guerra, mientras los servicios de emergencia temen encontrar más muertos.