AFP

La localidad de Brumadinho, en el sureste de Brasil, fue despertada el domingo por el ulular de las alarmas ante el peligro inminente de rotura de otro dique de la minera Vale, dos días después de la catástrofe que dejó decenas de muertos y centenas de desaparecidos.