Reasume su escaño diputado de Paraguay que estaba preso por tráfico de drogas. Foto/AFP

EFE

El diputado paraguayo Ulises Quintana reasumió este miércoles su escaño por el gobernante Partido Colorado (conservador) dos días después de recuperar la libertad en un proceso por tráfico de drogas, lo que causó que otros legisladores dejaran la sala en rechazo a su reincorporación.

Quintana, encarcelado durante diez meses en la prisión militar de Viñas Cué, fue arrestado en septiembre tras un operativo antidrogas en Ciudad del Este en el que fueron detenidas 31 personas, entre ellas un agente fiscal y ocho policías.

Publicidad

La sesión semanal de la Cámara Baja fue abierta con la lectura de la nota presentada el día anterior por Quintana en la que este pidió su reingreso, tras ser beneficiado el lunes con medidas alternativas a la prisión impuestas por la jueza Magdalena Narváez.

El presidente de los diputados, el oficialista Pedro Alliana, autorizó a Quintana a ocupar su banca, lo que motivó la retirada en bloque de legisladores oficialistas del movimiento Honor Colorado, que lidera el expresidente Horacio Cartes (2013-2018).

Publicidad

"Expresamos nuestro desacuerdo y pedimos permiso para retirarnos", dijo el diputado Basilio Núñez.

Poco después fue levantada la sesión ordinaria ante la retirada de otros grupos, incluidos legisladores de Colorado Añeteté, el sector del partido que preside el mandatario paraguayo, Mario Abdo Benítez, y al que pertenece Quintana.

Quintana fue privado de sus fueros parlamentarios el 12 de septiembre de 2018, después de ser arrestado en el marco de una operación antidrogas llevada a cabo en el este del país.

En todo ese tiempo, su banca fue ocupada por Rocio Abed, quien le sigue en la lista por el departamento de Alto Paraná y que el martes se retiró del cargo.

La liberación de Quintana, quien cumplía arresto preventivo en la prisión militar de Viñas Cué, a las afueras de Asunción, motivó el rechazo de la Fiscalía al considerar presuntas irregularidades en la concesión de esa medida.

El Ministerio público argumentó que no se han producido "elementos nuevos, suficientemente acreditados" para concederle la libertad, después de que el Tribunal de Apelaciones no aceptara la petición presentada en febrero por su defensa.

La imputación de Quintana se dio tras el arresto del presunto narcotraficante Reinaldo Cabañas en la operación antidrogas.

El propio legislador reconoció que había prestado algunos vehículos de Cabañas para utilizar en su campaña electoral para los comicios generales de abril del año pasado.

Luego admitió después que habló por teléfono con Cabañas a finales de agosto de ese año cuando este le pidió que intercediera por su secretario, que había sido retenido ese día en un control policial en el departamento de Caaguazú con 190.000 dólares escondidos en su vehículo.

Publicidad

Publicidad