AFP

La primera vez que Linda Vallejo pensó en el color de su piel tenía 13 años. Ahora la artista chicana interviene elementos y personajes de una cultura popular, donde lo caucásico predomina, para volverlos morenos y llamar a un debate y conciencia racial.